T saca el Invicto

River jugó mal y perdió bien con un valiente Talleres. Gallardo usó un equipo muletto que casi no generó chances de gol. Final caliente y roja a Pinola, que se perderá el superclásico.

El peor regreso de Pinola: afuera del Súper
"No hay excusas"
La camiseta de Talleres y un curioso detalle
"¿¡A quién te comiste!?" y roja final

Cacique conocer Gallardo. Cacique saber cómo neutralizar a su ex deté. Cacique dar sorpresa, entonces. El Talleres de Medina fue más gallardista que el equipo de Gallardo, casualmente. Comprendió cómo estructurar su juego para neutralizar a un River armado para el partido menos pesado de la semana -Cerro y Boca, dos ineludibles prioridades- y ocupó mejor los espacios en el medio para tener superioridad numérica en cada marca. Cubas fue pivote y sticker de Enzo Pérez, Fragapane y Pochettino anticiparon en las zonas de López y Angileri -ambos, de liviana intervención en los duelos- y Bustos se mostró libre, corriéndose de la zona de control de Zuculini para atacar los espacios vacíos. La estrategia posicional de Medina surtió efecto parcial en el primer tiempo sólo porque Armani atoró bien, primero, un mano a mano de Bustos a espaldas de Díaz post habilitación de Pochettino y, después, porque el propio arquero envió al corner un remate del creativo de Talleres.

Así fue el debut de Díaz

River no fue River: tuvo malos partidos pero, a diferencia de sus peores tardes y/o noches, fue superado. Habitualmente Iron Maiden tácticamente, este domingo no subió el volumen, a excepción de los últimos diez minutos. Pudo haber convertido de arranque, sí, porque Ferreira le colocó una pelota bárbara en la cabeza a Paulo Díaz, quien cabeceó y su tiro terminó desviado por Herrera. Sin embargo, sólo cuando Enzo Pérez se despegó un poco de Cubas y logró asociarse con Ferreira, mucho más activo que un demasiado aislado Carrascal. Pero falló la sincronización, de primera o a dos toques. Y River, inconexo y bajo de intensidad, no hiere como en su mejor versión.

¿Por qué Gallardo no se puso traje?

Gallardo buscó reacondicionar al equipo modificando la posición de Enzo Pérez, inclinándolo hacia la derecha y liberando a Ferreira. Pero Talleres no acusó recibo. Sostuvo su idea, rompiendo líneas con facilidad y aprovechando la permeabilidad de un fondo que salió al campo con apenas un par de prácticas encima, y se notó: Díaz no se entendió con Pinola, que sintió la falta de ritmo. Bustos entendió que podía, en velocidad, marcar la diferencia. Y lo hizo: en un slalom hizo pasar a Pinola con un lujo, pinchó la pelota ante la salida de un Armani que terminó estrellándose con Paulo Díaz y terminó definiendo con el arco vacío.

El gol activó a River. Tarde, por cierto. Porque Talleres se blindó con el ingreso de Navarro -afuera Bustos- y luego redobló marcas con Payero -out Pochettino- para evitar que el envión final de River, adelantado pero sin precisión, no generara problemas. Alcanzó, la estrategia, para bajarle la persiana a un rival que no fue sí mismo. Que con más alternativas en cancha que habituales titulares, quedó abajo y elevó una advertencia hacia adentro, por la posibilidad que dejaron pasar quienes tuvieron una oportunidad. No dio la Talle, a fin de cuentas. Encima, perdió a Pinola para el superclásico por la expulsión del zaguero…
Fuente Ole
Dejanos tu comentario
Visto
Tio Polo
Pollería Sebastian
Lonera Americana
El Ciclón