Buenos Aires Times | Alemania es la capital de París

Buenos Aires Times |  Alemania es la capital de París

La canciller alemana Angela Merkel, socia de la conversación presidencial el miércoles pasado, siempre recordará muchas cosas a muchas personas porque parecen haber existido desde siempre. Durante tanto tiempo que algunos creen que es más alto de lo que es, como el líder de la mayoría del Senado, José Mayanz, quien en febrero pasado colocó al gobernador peronista de Formosa Gildo Insfern al mismo nivel que Merkel con el argumento de que “ambos están en su quinto mandato”. Un error de cualquier manera: Merkel se acerca al final de su cuarto y último mandato, mientras que Invisor se acerca a la mitad del séptimo sin aparentemente un final a la vista. Por lo tanto, Insfrán está seriamente subestimado cuantitativamente; cualitativamente, podría ser una historia diferente. Las comparaciones son realmente repulsivas.

De hecho, Merkel iguala el récord establecido por el difunto Helmut Kohl a los 16 años como canciller. Quizás otro detalle confirma mejor su singularidad: el comienzo del milenio divide claramente a la CDU porque a lo largo del último siglo, desde su fundación a mediados de 1945, siempre ha estado encabezada por muchos hombres católicos (con la breve excepción de Ludwig Erhard), mientras que todos este siglo está dirigido por una mujer protestante.

En todo caso, mi principal recuerdo personal de Merkel en el contexto argentino se remonta al primer día de los ocho años de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner en 2007, cuando el discurso de toma de posesión de esta última declaró a Alemania su modelo en el mundo y su país. propio modelo. Juicio. Decir ahChristina, Cobos y tuUna campaña de ese año (completada con una gira arcoíris por Alemania un mes antes de la votación, financiada por empresas como Siemens y Volkswagen), se había centrado en su futura presidencia para completar la institucionalización, después de que su esposo Nestor hiciera el trabajo sucio (que él era, de hecho, haciendo) En gran parte los ministros de economía Eduardo Duhalde, Roberto Lavagna, y más aún, Jorge Remes Lenicoff.) Con el apellido de casada de Kirchner y una madre llamada Wilhelm, toda esta definición teutónica parecía acertada.

READ  Las pérdidas de WeWork se cuadriplicaron a 2.100 millones de dólares, ya que las políticas de trabajo desde el hogar redujeron los ingresos a la mitad Nosotros trabajamos

No cabe duda de que esta definición se inspiró tanto en Merkel como en Alemania. Merkel es todavía relativamente nueva en el juego con menos de 30 meses en el cargo, y extendió la hipotética visita de estado a CFK en septiembre, aunque en ese momento solo era candidata presidencial hasta 2011 (cuando Dilma Rousseff llegó a la presidencia brasileña). solo otro líder del G20 en el mundo, lo que hace que la vinculación de género sea una posibilidad en la parte superior, parece tener más CFK que Merkel.

En cualquier caso, todas esas relaciones pasadas con el presente son por diversos motivos, entre ellos el presidente Alberto Fernández como denominador común – interlocutor de Merkel en Zoom El pasado miércoles, el entonces primer ministro fue también el principal artífice de la campaña de 2007, en particular sus tintes institucionales. destinado a atraer a los aliados radicales con gran éxito.

Pero la superposición más importante es el objetivo común del compromiso alemán en ambas décadas: tratar de refinanciar la deuda del Club de París sin pasar por el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el primer caso, antecede a la presidencia de Christina Kirchner. En los primeros días de 2006, Néstor Kirchner rompió todos los lazos con el FMI pagándoles los $ 9,8 mil millones en reservas del banco central (el auge de los precios mundiales de las materias primas que prevalecía le permitió margen para este movimiento). Una afirmación victoriosa de supremacía económica ese verano, pero la nueva libertad llegó de todo menos no gratis: el gobierno del Frente Victoriano rápidamente se encontró con el obstáculo de tener que negociar la deuda existente del Club de París sin un acuerdo fundamental con el FMI, rompiendo así las reglas.

READ  Las acciones de Morrison saltan un 11% mientras Apollo considera hacer una oferta - negocio activo | Negocio

Argentina es una vieja historia de clubes de París; de hecho, fue la historia más antigua de todas desde su primer acuerdo en 1956 con el régimen militar que acababa de derrocar al peronismo. El nombre del Club de París podría hacer creer a las partes externas que Bruno Le Maire, el ministro de Finanzas, Emuel Macron, está a la vanguardia de los 22 estados miembros, pero de hecho, Alemania es el mayor acreedor de Argentina aquí, debido al 37 por ciento de los 2,4 dólares estadounidenses. mil millones de participación. Con vencimiento el próximo lunes, seguido de Japón (22%): ningún otro porcentaje tiene dos dígitos. La situación fue en gran parte la misma en 2006-2007, desplazando el servicio de la deuda del Club de París más allá del respaldo del Fondo Monetario Internacional como tema central de la visita de campaña de Christina a Alemania en 2007. Pero no hizo nada: Berlín ya no estaba dispuesto a sacar a Argentina de ninguna recesión como lo fue unos años más tarde con sus socios de la Unión Europea conocidos como PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España).

Respaldada por el campamento del bicentenario de ese año, Christina volvió a intentarlo en su próxima visita a Alemania en 2010 (solo tres semanas antes de la muerte de su esposo) pero sin regocijarse. Estabas dispuesto a tener suerte por tercera vez, o quizás a tener mala suerte. En 2014, el entonces ministro de Economía (y hoy gobernador de la provincia de Buenos Aires) Axel Kisilov fue enviado a negociar con instrucciones estrictas para lograr los dos objetivos del acuerdo del Club de París y evitar el Fondo Monetario Internacional, cueste lo que cueste. Como ya hizo, la evasión del Fondo Monetario Internacional costó las tasas de interés punitivas casi tanto como la deuda original de $ 4,95 mil millones cuando los pagos de intereses estándar habrían sido de alrededor de $ 1,1 mil millones.

READ  El PIB de Argentina aumentó un 2,5% interanual en el primer trimestre de 2021.

El capítulo final de esta historia fue la conversación de 40 minutos el miércoles pasado entre el presidente Fernández y la canciller Merkel. No sabemos exactamente qué se dijo: según fuentes argentinas, Merkel se ha comprometido a seguir apoyando a Argentina en su búsqueda de un acuerdo sostenible con el Fondo Monetario Internacional, y según la Cancillería en Berlín, la agenda gira en torno al coronavirus. pandemia y el acuerdo UE-Mercosur. . Lo que sí sabemos es que el fin de semana es solo entre ahora y la parte del Club de París de $ 2.4 mil millones adeudada el lunes (aunque hay un período de gracia de dos meses, que sin embargo no es suficiente para retrasar un acuerdo hasta pasada la mitad de período).

El resultado sigue siendo muy incierto: un incumplimiento realmente no conviene a ninguna de las partes, pero si el gobierno continúa aumentando sus déficits fiscal y fiscal al mismo tiempo en el contexto de la presión de Kirchneret para prohibir incluso el uso de dinero proveniente del FMI para liquidar el Fondo o Club de París, entonces podemos terminar en incumplimiento.

Noticias relacionadas

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

deporve.com.ar